Skip to main content

Autor: Julieta Casillas Chavira,

Roberto López;  (27 años, Lic. trunca en Psicología) gracias por este espacio, y por permitirme conocer a través de tu historia el rol de puesto como Reclutador TI.

Cuéntame ¿Cómo se da ese primer contacto con el área de reclutamiento?

Previo a salirme de la carrera en séptimo semestre, hice mis prácticas laborales en una empresa de reclutamiento, primero como medio tiempo y después de tiempo completo.

Desde pequeño he sido muy curioso en la forma en que funcionan las cosas, incluyendo la mente y cuando llegó el momento de elegir carrera, me fui por psicología, no a modo de ejercer como terapeuta; solo era saber cómo funciona la mente y el comportamiento humano.

¿Cumplió tus expectativas?

Si, me ayudó bastante a conocer conceptos y principios básicos como cualquier carrera y como tampoco tenía claro que quería hacer, no esperaba mucho para mí, por suerte en las prácticas laborales conocí el reclutamiento y ya tomé mi norte.

Tampoco esperaba “sabérmelas de todas, todas”, no era ese el objetivo, pero sí me dio un buen norte de lo que siento, lo que me gusta, lo que no.

¿Es común que el psicólogo elija reclutamiento como área laboral?

Sino quieres dedicarte a dar terapia o como Psicólogo Clínico; por lo general es el paso inicial para desarrollarte en el área de Recursos Humanos, ya de ahí el plan de carrera puede ser enfocarte en la parte administrativa, en la gestión de recursos humanos, capacitación, reclutamiento, etc.

En la carrera, me quedé con la idea de que el área de recursos humanos no es de las más conocidas para desarrollo profesional, pero se es de las más fáciles para “ingresar o iniciar” en el tema de colocación laboral.

En lo personal estando en prácticas ingresé a una empresa de reclutamiento, como no estaba trabajando en ese tiempo y me gustaba mucho lo que estaba haciendo, busqué la forma de quedarme más tiempo, hacer los perfiles, publicar, etc.

Luego tuve problemas económicos y decidí salirme de la carrera e inicie de tiempo completo a reclutar, en esa empresa dure alrededor de un año ocho meses.

Primero fueron perfiles masivos, operativos y administrativos, y la segunda mitad ya en perfiles TI.

¿Qué aprendizaje dejó tu paso por el reclutamiento operativo y administrativo?

En ese entonces mis habilidades para comunicarme no eran muy buenas, he tenido que desarrollarlas.

Por lo que aprendí a hacer cuestionarios lo más completos posibles para tomarlos como guía para mis entrevistas; los perfiles administrativos y operativos son más flexibles, no hay tanta exigencia en requerimientos o conocimientos técnicos a comparación de perfiles en área de TI.

En los puestos operativos como se trabajan en gran volumen y hay muchos interesados y pocos son los que se presentan a entrevista directa con la empresa, aprendí a recabar la mayor información posible para ayudar al candidato a llegar, como, por ejemplo, rutas de camión, tren ligero, Google maps; de forma que por mi no quedara el que los candidatos no asistieran.

¿Cuáles son las competencias que consideras debe tener una persona que le interesa el reclutamiento general?

La principal es la paciencia, lo segundo es la empatía hacia el candidato, ofrecerle todas las herramientas posibles para acercarse a la empresa; organización y control para llevar una base de datos con los candidatos; creatividad que te sirve para encontrar nuevas formas de hacer llegar las vacantes a los candidatos y proactividad para estar siempre a la búsqueda de nuevos grupos, nuevas formas de comunicación y maneras diferentes de compartirlo.

¿En cuanto a conocimientos técnicos?

De forma ideal la paquetería Office , un Excel para crear tu base de datos, Word para el reporte, correo, saber manejar un calendario para coordinar entrevistas, un poco de conocimiento en portales de empleo y manejo de redes sociales y laborales  como LinkedIn para buscar candidatos o Facebook para publicar vacantes;  Power Point para la elaboración de flyer básicos.

Sé que también conoces el giro de la construcción, pues también trabajaste como ayudante de albañil, chalan para el medio… ¿Qué aprendizaje te dejó?

Estuve dos años y fueron previos a salirme de la universidad, me dejo mucha satisfacción; como mencioné me gusta indagar sobre el funcionamiento de las cosas, lo vi como ingeniería aplicada en función del porqué las cosas se tienen que hacer cómo se tienen que hacer, en todo, por ejemplo, en la forma en como se tienen que cargar los costales, en como se agarra la pala, etc. La relación con mis compañeros la disfruté muchísimo, las comidas que por sencillas y básicas que fueran, como una sopa instantánea eran un manjar.

Ahí nació el interés por adquirir herramientas y crear cosas por mí mismo; también por reparar algo y saber distinguir cuando un arreglo hecho por otra persona está bien o mal hecho y no me vea la cara.

Aprendizaje que constantemente aplico, y si no lo sé, pregunto.

Tu familia tiene un taller de Talabartería o Marroquinería, ¿Estás involucrado en el oficio Roberto?

Si, el primer recuerdo que se me viene a la mente estando en el taller, son los regaños de mi papá porque no sabia como hacer las cosas y mi padre se distingue por la calidad de sus terminados, así que es muy exigente; digo estaba muy pequeño; formalmente me involucré como a los 12 años, ahí ya lo hacía con interés, aprendí a coser, cincelar, jaranear, armar sillas, etc. Cosas que continúo haciendo después del trabajo y los fines de semana.

Hacemos casi todo lo que se pueda hacer con cuero, monturas, albardones, cinturones hasta cuadrilleras, fundas para pistola, fundas para botellas.; cualquier cosa que se te pueda ocurrir.

Regresando a tu estadía por el reclutamiento general ¿Qué pasó que te hizo salir de ese trabajo?

Del grupo de la universidad, una amiga me comenta que su esposo y ella tienen la idea de formar una empresa de atracción de talento exclusivo TI, ya que en la experiencia del esposo como Director de operaciones de empresas del giro Tecnologías de Información, era un dolor de cabeza   contar con candidatos calificados y estaba convencido que esto pasaba por estar mal filtrados desde el reclutamiento; me comenta y me invita a participar como socio, a mí y a otra amiga pues ambos estábamos inmersos ya en reclutamiento.

Así es que me salgo, y creamos TALTERE, palabra formada por las primeras letras de Talento, Tecnología y Resultados.

Y formaron Taltere, ¿Cómo nace una empresa?

Nuestras primeras reuniones fueron en cafés, ahí elaboramos una serie de pasos a seguir y lo primero es definir el nombre, luego ir una notaría a constituir la empresa, luego darla de alta ante el SAT; ya fuera de mi trabajo, decidimos iniciar a trabajar con horario establecido en una oficina que esta en la casa de Julie y Ciro, al principio solo estábamos Julie y yo, a los tres meses se incorporó Ana Alicia.

Pasábamos nuestro tiempo creando bases de datos con nombres de empresas como posibles clientes, bosquejos de reportes, presentaciones, contratos, cotizaciones, contactos con capacitadores y alianzas, etc. La experiencia de Ciro, nuestro director fue y sigue siendo fundamental.

Una vez se incorporo Ana Alicia, los roles se definieron formalmente, Julie en Desarrollo de negocios que es ventas y alianzas, Ana en reclutamiento facturación y redes sociales y yo en reclutamiento y apoyo a Julie en cotizaciones.

En ese momento ¿Contabas con experiencia en perfiles TI?

Yo creía que sí, hoy me doy cuenta de que sabía muy poco; si bien no podría decirle a un desarrollador “tengo nociones sobre TI”, por lo menos se cómo clasificar cierto perfil y también que se necesitaría para desarrollar a ese perfil. Hoy puedo decir con mayor seguridad “este puede funcionar, este es lo que buscan, a este solo le hace falta esto, y se puede negociar con el cliente o este tiene herramientas similares y así que puede que sí tenga oportunidad”.

 Por supuesto la decisión última siempre depende del cliente y su flexibilidad.

¿Como les va en el proceso con Taltere? Al principio, porque por la pandemia supongo es otra historia.

Por la parte del capital económico, Taltere se logró por un préstamo de Ciro y Julie como socios mayoritarios, préstamo que Taltere cubrió en un plazo de un año; tuvimos un crecimiento orgánico, iniciamos en casa como te conté, cuando llego el momento de crecer el número de colaboradores, rentamos un espacio en un coworking, ahí estuvimos casi un año y en este punto Ana Alicia decide retirarse.

 Nos salimos para rentar una casa grande porque ya éramos 6 personas, y además necesitábamos un área para capacitación, esparcimiento y cocina propia.

Antes de la pandemia, éramos un equipo de 10 personas, 6 reclutadores, una persona en ventas y MTK, Julieta en desarrollo de negocios, una persona en administración y facturas, y dirección general, más una persona externa que nos apoyaba en diseño de flyers, infografías, etc. y también desde hace varios semestres contamos con el apoyo de un estudiante de prácticas profesionales.

El primer cambio que vivimos por la pandemia fue el trabajo desde casa para todo el equipo, menos Ciro, Julieta y yo que continuábamos asistiendo a oficina (yo vivía en un departamento que está dentro de la casa), cuando vimos que ya no podíamos sostener la renta, porque había disminuido drásticamente el trabajó, tuvimos una reunión virtual y decidimos por consenso varias cosas, primero dejar la oficina, después bajarnos el sueldo, trabajar de medio tiempo, todo  con la esperanza de que con esto no tendríamos que despedir a nadie, al no ver reactivación en el mercado, desgraciadamente se tuvo que hacer, así con cada mes que pasaba era un despido más, además de prescindir de cualquier gasto extra.

 Justo antes de la pandemia, una empresa para la cual apoyamos por suerte y por la calidad de su trabajo nos solicitó a uno de los chicos para colaborar directamente con ellos, así que al menos uno se fue con trabajo seguro, cosa que agradecemos.

¿Consideras necesario comunicar al equipo cuando hay crisis en una empresa?

Si, y no solo en situación de crisis, siempre, al menos nosotros así lo hacemos, transmitimos lo bueno como lo no tan bueno, para que conozcan el panorama, para que puedan hacer sus planes en base a, en este evento se les alentó para que revisaran con libertad si tenían otras oportunidades laborales, las tomaran.

Siempre buscamos como empresa una desvinculación en buenos términos.

¿Hoy día como va Taltere?

Ya se esta reactivando un poco más el mercado, porqué tanto clientes y vacantes que estaban en pausa, se están retomando; tenemos varias facturas de pago pendientes en favor de Taltere, que nos van a permitir ponernos al día con el flujo de efectivo.

Tal vez no al mismo nivel previo a la contingencia, pero sí, ya se esta reactivando el mercado laboral.

De reclutador al joven que desea ingresar al reclutamiento TI ¿Qué le sugieres?

Lo primero es hablar inglés, que lo aprendan, porque en el área de TI, tal vez en cualquier área; lo los perfiles con mayor sueldo generalmente son los que conocen otras lenguas, principalmente el inglés.

Aprender a comunicarse de forma efectiva, responsabilidad, organización de tu tiempo y los procesos, porque hay que dar seguimiento, conocer e investigar las áreas y roles de TI.

Y de emprendedor al joven que desea formar una empresa ¿Qué le recomiendas?

En primera que se olviden de pensar que tener una empresa significa que “no tienes un jefe porque el jefe eres tú y tu mandas”; no es así, al menos no en mi experiencia, porque si bien ya no tienes un jefe como tal, tienes a tus clientes y estos representan un jefe, donde estas al pendiente de ellos y sus necesidades, así te busquen en la madrugada respondes y estas a sus órdenes.

En segunda apertura, que no se te cierre el mundo; prepararse mentalmente para los problemas porque siempre surgen pequeños o grandes; como socio, siempre hay algo por resolver.

Y ante el problema siempre proponer una solución, aceptar que seguro lo vas a vivir y que eso no detenga tu creación.

El tener una empresa lo veo como una analogía con mi gusto por trabajar con herramientas, cuando utilizo una herramienta debo de pensar ¿qué pasa si esta herramienta se rompe o algo sale mal? Porque en algún momento va a pasar y podría haber algún accidente conmigo o con alguien más; así que trato de analizar ¿qué podría salir mal? Y en caso dé; ¿qué puedo hacer para que afecte lo menos posible a mi o a mi alrededor? así es para mí es con el emprendimiento, tienes tus clientes, tus actividades entonces ten presente ¿qué cosas podrían salir mal y que se puede hacer ante esa situación?, por supuesto no será exactamente como pensaste, pero tener las bases ayuda a establecer planes de contingencia.

Respecto al fracaso, puede que vivas muchos, resiliencia, no dejes de luchar; si algún día quieres claudicar no significa que seas un traidor a tu sueño, probablemente te sientas cansado o estés frustrado y tal vez se nuble tu pensamiento, toma un break, haz un plan nuevo pero no cambies la meta, habrá días malos, habrá días tristes, habrá días de enojo, es lo normal con el emprendimiento, difícilmente habrá una guía y cada emprendimiento lleva su proceso de manera única así que acepta los inconvenientes como vienen pero no dejes de luchar, confía en ti y en tu equipo, si todos están en sintonía deberá de funcionar.

Abrir chat